25 de febrero de 2012

Proyecto 4

Se me hacia difícil respirar. No podía creer nada de lo que estaba sucediendo, no podía entender como había llegado a esta situación. Encerrada en este oscuro y lúgubre lugar,esperando un milagro que me salvara. Hace dos meses que me encontraba en este lugar y a las únicas personas que había visto eran las encargadas de torturarme o alguna otra victima que había caído en sus redes. No había forma de poder pedir ayuda. En este ultimo tiempo ni siquiera me gastaba en gritar ya que nada me escuchaba. las paredes tenían algún tipo de hechizo. ¿Como encontraría a alguien que me liberara si estaba aislada de toda criatura? ¿Como escapar si mis fuerzas casi se habían desvanecido? Durante todo este tiempo encerrada mis sentidos extras habían ido disminuyendo. ya no podía escuchar ni ver lo que pasaba a 5 kilómetros, mi fuerza extra había casi desaparecido. Solo me quedaba mi cuerpo como herramienta para escapar. Iba a estar difícil
En este momento y sin ninguna expectativa, iba a rendirme. Les iba a dar la información que tanto codiciaban. Mi cuerpo casi se encontraba destrozado de tantos golpes y torturas. ¿Como alguien podría soportar tortura semejante? Yo misma me lo preguntaba. No podía entender porque después de estos dos meses no estaba moribunda, muerta en vida, desconectada del mundo..
A lo lejos se pudo oír una puerta abrirse y cerrarse. Mi cuerpo se tenso debido a que me imaginaba lo que sucedería a continuación. Si las cosas se sucedieran como siempre estaban previstas, los dos demonios que me habían apresado entrarían por la puerta con una sonrisa macabra y portando alguno de los útiles de tortura que hubieran elegido ese día para mi. Cuando no estaba siendo torturada, podía oír los gritos y confesiones de los otros cautivos. Tanto mujeres como hombres se quebraban tarde o temprano, nunca soportaban demasiado tiempo. ¿Emplearían las mismas técnicas que conmigo? ¿ O serian mas duros? Los pasos se acercaron y se detuvieron a unos centímetros de la puerta. Pude escuchar el sonido de las llaves siendo revueltas, buscando la indicada, la que sellaría mi destino y el de muchos. De un momento al otro la puerta se abrió dejando a ver a los dos demonios: Mirion y Beliat, pero no estaban solos. Una pequeña figura estaba siendo arrastrada detrás suyo. Un niño. Gire el rostro para no tener que observarlo. Ya era suficiente tenes que vivirlo en carne propia que tenes que ver como un niño sufre las mismas atrocidades a las que fui sometida.
-Creo que te gustara la compañía que te conseguimos, ¿o no pequeña? -dijo con una sonrisa. Paso uno de sus dedos por la mejilla de la niña o el niño, ya que aun no podía ver que era. -Esperare con ansias el primer encuentro con este pequeñín. Oh, y no te pongas celosa, pronto volverás a tener tu turno- lamió sus labios haciendo que en mi pecho se instalara un nudo. No había otra opción:tenia que escapar. No podía dejar que la suerte decidiera mi destino, no cuando este pequeño quedaría a la merced de ellos. Hice una revisión mental de todas las fuerzas que me quedaban y cuando había terminado me quedo como conclusión de que yo sola no podría escapar. Necesitaba desesperadamente ayuda.

Proyecto 3

Se decía que el tiempo desmejoraba la memoria, pero como se puede decir tal cosa si la memoria es parte de nosotros. Sin mi memoria no recordarían lo que sucedió en las grandes batallas, quienes son nuestros enemigos y quienes no.
Hacia frío en la pequeña cabaña donde me encontraba, pero era un lugar ideal para esconderse de lo que me acechaba. El mal se escondía en cada esquina y yo necesitaba vivir unos cuantos años mas para asegurarme de que mi descendencia estaba bien asegurada. Mire a mi alrededor y me lastimo profundamente estar aquí. Lejos de mis seres queridos, tanto como de mi familia como de mis amigos. Me senté en una silla y agarre mi espejo desde encima de la mesa. Lo acerque a mi y una imagen borrosa comienza a formarse. Mi mente se puso a alerta y tomo conciencia de que algo importante me iba a ser revelado. Una niña jugaba en los columpios. Sus rizos bailaban al son del viento. Su piel blanca brillaba por el contraste que se producía con el sol. Otro niño de unos 8 años la vigila de cerca, cuidando de que nada malo le sucediere. En ese momento la niña cae desde donde jugaba, y el joven se apresura corriendo a su lado. Años después, la niña es ahora una bella adolescente y se encuentra en medio de sangrientas batallas que derivaría en un absoluto caos o una absoluta paz. Sonreí. La niña me empezaba a gustar. Esa niña seria una dicha para mi el día de en que la encontrara. Ella era la que tendria en sus manos, el destino de mucha gente que ni siquiera estaba enterada de esto, pues la responsable de todo esto tampoco lo estaba.
Canturree mientras buscaba algo para comer. Ahora todo saldría mejor, se dijo.
Nadie contaba con la sombra que se ocultaba en el bosque, enterándose de todo lo que la bruja había descubierto. Alguien
que cambiara el transcurso del destino y crearía uno nuevo.

Proyecto 2

Ella habia sido secuestrada. Sucedio tan de pronto queno lo habia visto venir. Tantas veces la mujer de sus sueños le habia advertido, aconsejado, sobre de lo que tenia que protegerse. Y una tarde, estando descuidada, sucedio lo que tanto habia querido evitar.
Caminaba rapidamente tratando de perderlos. Habia notado desde hacia algunas cuadras, que los pandilleros de Drew aun me perseguian. Tal vez lo hacian solo porque mi madre volvia a contraer otra deuda de juego o porque su nuevo marido se habia metido en sus asuntos. Sea lo que sea me llevo a desconfiar. Sabia que si me atrapaban, algo horrible ocurriria. Apresure mas el paso, tratando de llegar lo mas rapido que podia hasta la casa. Cuando estaba a punto de atravesar la puerta una mano me alcanzo y despues perdi la conciencia.

Cuando desperte me encontraba en una habitacion totalmente oscura. No podia ni ver mis propios dedos. Ciertamente no los podia sentir. Trate de levantarme y en ese momento me di cuenta que no podia. Estaba atada. La desesperacion me golpeo. Sabia perfectamente que nadie se preocuparia por mi desaparicion. Ni mi "madre" lo haria. Espere unos segundos hasta que mis ojos se adaptaron a la oscuridad. Cerca mio vi un bulto que se asemejaba a una persona. Intente alcanzarla para hablarle,para que me explicara donde estabamos. Lo intente multiples veces hasta que lo toque y el cuerpo cayo mirandome. Mordi me boca para no gritar. La imagen era horripilante. Era un niño mas pequeño que yo y habia perdido su vida. Se la habian quitado. No podia dejar de mirar la cuenca de sus ojos. Tan horrible y curioso para mi. Su cuerpo habia sido mutilado y torturado. Respire profundamente y quise no haberlo hecho. El olor era terrible. Necesitaba urgentemente salir de aca. Me aleje lo mas que pude del niño y trate de calmarme. Rory, como siempre llamaba a la mujer de mis sueños, decia que siempre podemos hacer lo que nos proponemos. Y en ese momento lo unico que queria era salir de aqui. Intentaba pensar en algun tipo de plan para poder escapar, cuando la puerta se abrio y entre el ser mas horroroso del mundo. Nunca habia visto algo asi.
-Hola querida, lista para jugar.-dijo dejando a la vista unos horribles colmillos. Supe en ese momento, que todo cambiaria, y no sabia precisamente si para bien.

Proyecto 1

No estaba segura de que esto funcionara, pero si el jefe lo ordenaba debía hacerlo. Inspire profundo,aguantando el dolor que provenían de las heridas que yo misma me había infligido. Camine hacia las puertas y toque. Me deslice en el piso, y presionando mis heridas, puse cara de inocente y de sufrimiento. Cuando por fin la puerta se abrió, casi sonrio de lo fácil que se haría esto.
-Ayu..denme-dije desmayandome, o mas bien actuando el desmayo. Sentí que unos brazos me tomaban, levantándome.
Sonreí con orgulloso, Qevoc estaría maravillado con esta fabolusa entrada.