26 de marzo de 2012

Proyecto Savenah Capitulo N° 4

Capitulo 4

Estaba en la cafetería del instituto hablando con Keila, Jameson, Zita y Laurent, mis amigos. Los había extrañado muchísimo en estos días y necesitaba estar con ellos, sentirme normal… Keila estaba contándome sobre un nuevo pub que había abierto hace unas noches

–En verdad dicen q es lo mas guay! Tenemos que ir anda vamos no seas aguafiestas Dedee- (así es como me llamaban mis amigos)

–No lo se Keil, no estoy de humor para fiestas-Zita salió en su ayuda

–Bueno pero no es una fiesta, es una salida con amigos, asique no te puedes negar sin romper nuestros corazones. Nose tu decides…-

Y ahí estaba la enana de mi amiga, esa pequeña pelirroja de 1.55 de altura y con su cara en forma de corazón era mi amiga desde que iba al kínder, me resultaba imposible decirle que no. Y menos cuando ponía su cara de victima y te miraba como si fueras la peor persona del universo por decirle que no, sip ella definitivamente era persuasiva.

–Ok de acuerdo vengan a mi casa a cenar y luego nos vamos ¿esta bien? –

- no puedo creer que caigas cada vez que te pone esa cara- dijo Jameson, el novio de Zita.

Era un muchacho muy agradable, tenía mi altura más o menos, el cabello lacio y negro que casi le llegaba a los hombros y una tez morada que le daba un aire caribeño. Zita lo golpeo en el brazo

–Oye, no te vengas a quejar de mis métodos, que incluso tú no eres inmune a ellos-dijo arqueando una ceja.

Todos nos reímos y me sentí realmente bien. A la una, salimos del instituto, y después de despedirme de los chicos fui hasta el aparcamiento a esperar a Azael, habíamos salido mas temprano ya que nuestro profesor de Física no había asistido a clases, por lo que el lugar estaba desierto, un extraño escalofrío me recorrió el cuerpo y sentí como el vello de mi nuca se erizaba. Era como si alguien me estuviese observando, y de pronto sentí como alguien soplaba mi cuello y grite dando un salto. Me gire y vi a un extraño hombre de mas o menos de la edad de mi ángel, con el cabello rubio casi blanco que le llegaba a los hombros, media al menos 2 metros, e iba vestido todo de negro pero lo único que realmente llamo mi atención, fue un par de alas negras raídas y rotas que salían de su espalda.

***

Se acercó a mí y me tomo rudamente del brazo, y posando unos fríos labios sobre mi oreja murmuro:

–Vendrás conmigo por las buenas y despierta o te llevare inconsciente- me dijo en un tono tan calmado como si me hubiese estado comentando el clima.

-¿Quien eres? ¿Que quieres?- dije tratando de zafarme de su agarre

-Quien soy ahora no tiene mucha importancia, y en cuanto a lo que quiero, bueno eso es fácil te quiero a ti y a tus hermosas alas de plata-

No sabia de que demonios estaba hablando, ¿que era esos de las alas de plata?

–Mira ni siquiera me han salido aun, y no sé que es eso de la plata-

clavo sus uñas en mi brazo y la sangre comenzó a brotar. Mis ojos se nublaron por las lágrimas y el extraño agarro con la otra mano un puñado de mi cabello y me tiro contra el piso, mi cabeza reboto y saboree la sangre en mi boca. Me volvió a levantar del suelo

–Me importa una mierda si aun no te han salido, yo lograre que salgan si te enfurezco lo suficiente-dijo guiñándome un ojo -y no te preocupes cariño porque no te duraran mucho, apenas estén fuera las arrancare-

Me sacudió tirándome nuevamente contra el piso, y con el golpe mi visión se oscureció y no pude volver a levantarme. Me quiso cargar en sus brazos, pero comencé a forcejear con el, ya empezaba a notar mi ira surgiendo desde mis entrañas y esa quemazón en mi espalda había vuelto, necesitaba calmarme. Porque si el sujeto decía la verdad, no podía permitir que mis alas hicieran su aparición justo en este momento. Vi como subía su mano para volver a golpearme pero antes de que lograra responder a su golpe, una ráfaga de viento lo tiro hacia atrás y quede boquiabierta, al ver que Azael estaba parado frente a mí, con el rostro desfigurado por la ira, mire hacia atrás, y vi al hombre de las alas negras, arremeter contra mi ángel.

–Cuidado- grite

Azael se dio cuenta justo a tiempo y tomándolo por el cuello, lo tiro contra el piso, y puso un pie en su pecho inmovilizándolo

–Te iras de aquí ahora, o terminaras en un lugar peor que el purgatorio- le dijo con un tono helado.

–sabes que ella no estará segura, volveré aquí, y si no soy yo será otro de los míos, pero no conseguirás quedarte con su poder- y con eso desapareció

.Azael me tomo en sus brazos, y en silencio me condujo hasta mi auto y me coloco en el asiento del copiloto. Cuando se aseguro que estaba bien acomodada y con el cinturón de seguridad puesto, se coloco frente al volante, y me hablo con la mirada ausente y el rostro desfigurado por la angustia…

–Lamento esto, todo lo que paso es mi culpa, debí haber llegado antes, pero tuve que arreglar un par de cosas. Jamás creí que se arriesgarían a venir aquí, no con todo el consejo detrás de los portales. Pero fui un idiota no debí dar nada por sentado… yo no merezco el honor de ser tu protector.- sus ojos habían perdido todo brillo y se veían completamente negro, vacíos, y mi corazón se rompió.

No podía soportar verlo así, me gire rápidamente y lo abrace tomándolo por la cintura. Al principio se quedo rígido, mirándome totalmente asombrado, como si la idea de que lo abrazara le resultase increíble. Pero después se relajo y me apretó contra su pecho, y sentí como ponía un beso en mi coronilla, y luego presionaba su mejilla contra mi pelo.

–No tienes nada porque disculparte, no puedes estar las 24 horas del día velando por mi bienestar.- Torció su boca en una sonrisa triste

–Mi amor, eso es lo que se supone q hace un Darleen-

Lo mire fijamente a los ojos, totalmente seria –Ya basta Azael, te prohíbo que sigas hostigándote con esto- Me acaricio la mejilla con su mano

–Siempre has sido así de benevolente incluso con los Merthen…-dijo

-EsosMerthen de los que hablas, ¿que son? ¿Ángeles caídos?-

-No, mira te explicare. Tu y yo somos ángeles caídos, que estamos aquí con una misión especifica, esa bestia que te ataco es un Merthen, son mercenarios del inframundo se alimentan de la energía vital de los Elegidos.-

-Pero él dijo que quería mis alas- le dije

-Si porque las alas de una Shiabaan son las únicas que permiten a un ángel tele transportarse entre nuestros mundos sin necesidad de un portal. Y las tuyas, además son de plata, lo que las vuelve aun mas deseadas para los mercenarios ya que son únicas- Levanto mi rostro para q lo viera directo a los ojos – Hoy casi te pierdo otra vez, no podría soportar que algo te pasara, y lamento decírtelo pero de ahora en mas me convertiré en tu sombra- me ruborice

–No estoy segura de que eso vaya a molestarme- le dije, y baje mi mirada al suelo del coche.

No sabia que estaba pasando conmigo, pero cada vez que lo veía, sentía lo mismo que con Blas, era como si mi corazón se estrujara dentro de mi pecho, era… ¿Amor? ¿Acaso eso era posible? No llevaba ni dos semanas de conocerlo. Pero de todas formas mi corazón saltaba cada vez q lo veía. Lo mire de nuevo, y el seguía con la vista clavada en mi rostro, se acercó un poco mas hasta que nuestras narices se rozaban. Vi el debate en sus ojos, luchando contra si mismo para evitar besarme, pero yo no quería que se contuviera, quería sentir su boca contra la mía y poder abrazarlo eternamente. Rodee su cuello con mis manos, y juntamos nuestras frentes, dios se sentía tan bien esa proximidad. Mi cabeza aun dolía pero estar así con él era como poner un bálsamo sobre mis heridas. Empecé a levantar mi rostro para llegar a sus labios, ya sentía su aliento en mi boca, pero antes de que llegara mas lejos me detuvo

–No podemos cariño, no seria justo para ti… no quiero forzarte a recordar… y aunque me muera de ganas de que lo hagas y de sentir tus labios, no quiero aprovecharme-

Casi solté una carcajada, yo era la que prácticamente se le estaba tirando encima

–podría decirse q yo también me estoy aprovechando un poco de ti- me dio una enorme sonrisa

–Cuando quieras mi cielo- sus ojos se oscurecieron con deseo y me apretó un poco mas – no tienes ni idea cuanto te he extrañado. Estos años sin ti han sido una tortura.- su mirada debatió con la mía unos segundos hasta que me dio un beso en la frente y me soltó para que volviera a mi lugar.

–Yo… no se q decirte, me siento tan confundida. Quiero decir, siento algo por ti, algo muy fuerte pero, no poder recordar, me resulta muy perturbador…- lo mire extrañada, de seguro creería que estaba loca.

Me tomo la mano, y me sonrió –Te entiendo cariño, no te preocupes haremos las cosas despacio, no quiero que te sientas presionada por nada del mundo-

Terminamos conduciendo hasta mi hogar, completamente en silencio, yo retorcía mis manos en mi regazo. Mi mente giraba enloquecida, mi cabeza me dolía como el demonio, y la adrenalina estaba comenzando a bajar, por lo que mi cuerpo entero comenzó a temblar.

– ¿Estas bien?- me dijo Azael preocupado, -tenemos que atenderte esas heridas-

-No te preocupes estoy bien- mentí. Forcé una de mis mejores sonrisas, no quería que se mortificara aun mas si veía cuan dolorida estaba.

Llegamos a mi casa, y en la entrada pude ver el auto de Blas. Okey esto iba a ser algo complicado pensé cansada. Azael bajo del coche y a velocidad sobrehumana llego a mi lado y me tomo en brazos, estuve a punto de decirle que no era necesario, pero vio mi intención y me apretó mas en sus brazos

–ni se te ocurra protestar, pude sentir tus temblores durante todo el viaje, y ambos sabemos que no podrías tenerte en pie- Solo asentí con una sonrisa, y así llegamos hasta la puerta de casa…

Pasamos el umbral y luego todo sucedió muy rápido, me vi envuelta en los brazos de mi tío Adrian, y cuando gire a ver que era lo que sucedía Blas estaba en posición de ataque y le gruñía a Azael, y sin mas lo ataco.

2 comentarios:

  1. Wow esos si que son celos, Y que lindo es Azael, que manera mas tierna de expresar lo que siente... es genial

    ResponderEliminar
  2. me encanto!!!!!
    pero que rudo Blas, sigo diciendo probe Azael es mal plan que ella no recuerde nada! el pobre tiene que contenerse, por otro lado, parece que el entrenamiento que recibe no basta, porque ese desgraciado Mercenario casi se la lleva ¬¬, aunque bueno no la culpo ella aun esta digiriendo todo, por otro lado como sera la pelea entre esos dos! :O
    plis publica pronto
    besos
    cuidate

    PD: ha esperar una semana TT_TT, pero es lo justo!

    ResponderEliminar

Mensajitoo